¡¡Ya tengo mi vestido!!

Boda

Estoy muy emocionada porque después de 9 meses y a un mes de la boda… ¡tengo en casa mi vestido de novia! ♥♥♥

Ahora hacía muchísimo que no actualizaba el blog con alguna entrada referente a la boda, pero esta ocasión se lo merece, os voy a contar mi experiencia con todo lo relacionado con la elección de mi vestido para el gran día.

Como comprenderéis, esta entrada tendrá muy pocas fotos y es que como marca la tradición, el vestido no se verá hasta el día de la boda (solo mi madre lo ha visto).

Desde el día siguiente a mi pedida de mano (o bueno quizás incluso desde antes 😛 ) me puse manos a la obra a mirar vestidos. Al buscar imágenes por Internet, el señor Google me mostraba unos vestidos espectaculares con escotes de vértigo, espaldas al descubierto, encajes y cuerpos de sirena, y me quedé ensimismada. Al investigar un poco más, descubrí que la mayoría de los modelos que más me llamaban la atención eran de marcas israelís. Me quedé prendada de vestidos de firmas como Galia Lahav, Berta BridalNurit HenRiki Dalal… incluso me probé alguno, pero cuando se me pasó el deslumbramiento, me di cuenta que eran vestidos demasiado exagerados para mí, y no solo en diseño, también en precios (no bajan de los 7000€), además de que en España son muy difíciles de encontrar.

Así que me saqué esta idea de la cabeza y empecé a buscar firmas españolas o que se pudieran encontrar fácilmente en tiendas físicas de Barcelona. Al principio estaba un poco preocupada porque no encontraba ningún estilo que me llamara tanto la atención, pero igualmente comencé a visitar tiendas y a probarme vestidos con la esperanza que al vérmelos puestos, cambiaría mi opinión.

Pero la verdad es que no fue así, me recorrí varias tiendas de Barcelona, entre ellas firmas tan importantes y tan usuales como Pronovias o Rosa Clará, y aunque los vestidos eran bonitos, no acababa de sentir que ninguno de ellos fuera el mío.

Cuando empezaba a desesperarme un poco, me invitaron a un desfile presentación de los nuevos modelos de Maggie Sottero en Balart Nuvies, una marca que ya había captado mi interés antes, pero como otras, no había acabado de ver al vestido ideal.

Así que un jueves de finales de Octubre, fui con mi madre al desfile y empezaron a pasar por delante de mí, modelos preciosos, pero el mío seguía sin aparecer, hasta que ya casi acabando el desfile, sucedió. Entró una de las últimas chicas con un vestido súper elegante, del estilo que andaba buscando y con detalles que me enamoraron, y aquí dije… este vestido me lo tengo que probar.

Pedí cita para el día siguiente, ya que así me podía probar exactamente el mismo modelo, es decir, prácticamente mi talla, y no un vestido 5 tallas mas grande, que al fin y al cabo, eso influye en vértelo bien puesto…

Pues lo dicho, el viernes estaba de nuevo en Balart Nuvies con mi madre dispuesta a probármelo y con muchas esperanzas, pero al mismo tiempo un poco de nervios y miedo… y llegó el momento, me lo probé y me encantó, me iba casi a medida y entonces sí empecé a pensar: Es el mío.

Me comentaron que si me lo compraba durante esa semana tenía un descuento, pero me lo quería pensar bien y no tener presiones, así que me fui a casa a reflexionar. Pero fue levantarme al día siguiente y ya estaba todo más que reflexionado, llamé a mi madre y le dije: nos vamos de nuevo a probar el vestido y si me vuelve a enamorar, lo compro! Y así fue!! Al día siguiente tuve la misma sensación así que ya lo tenía, por fin tenía mi vestido de novia ♥

edf

Pasado unos meses, a mediados de junio, me tocaba mi primera prueba ya con mi vestido en mi talla. Habían pasado 8 meses si ver al vestido y aunque tenía alguna foto, me costaba recordar exactamente como era, así que no sabía qué me iba a encontrar ni cómo me iba a sentir.

Y siendo sincera, ese día tuve sentimientos encontrados, por un lado estaba ilusionada y seguía viendo un vestido precioso, pero por el otro, no noté esa felicidad del primer día y eso me preocupó un poco, el vestido no me causó la misma impresión… Pero dejé pasar los días hasta la siguiente prueba, hace dos semanas, en la que ya me lo probé ajustado a mi cuerpo, con los complementos y los zapatos y volví a emocionarme. Me encantó de nuevo, y salí de la prueba muy muy contenta.

Esa sensación me duró hasta antes de ayer, en la que fue mi última cita. Si el vestido me iba perfecto, ya me lo podía llevar a casa. ¡Y así fue! Como un guante ¡y qué bonito!

IMG_20180731_190350.jpg

Me llevo un vestido espectacular, totalmente de mi estilo y que espero que guste a todos, pero en especial a mi chico… Ya tengo ganas de ver su cara cuando entre por la iglesia, ¡ay madre que nervios!

Quizás la siguiente entrada referente a la boda ya sea con fotos del vestido 😛

Nos vamos viendo por aquí ♥

-ssharankyna-


Si te ha gustado, no olvides ir al menú inferior y suscribirte al blog para no perderte nada. También puedes darme un like o comentar 😉

 

 

8 comentarios en “¡¡Ya tengo mi vestido!!

      1. Fue un dia pues lo que fue mi novia en la decada de los 1980s y yo nos rencontramos en Puerto Rico. Nos casamos en la primavera pero fuimos sencillos con camisetas, jeans, un pastor, y un testigo.
        Gracias por recordarme de la fecha. Estare en Ecuador en aquellos dias y enviare un programa especial grabado y escrito.

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s