Menorca en Semana Santa

Mis viajes

En plena depresión post-vacacional escribo esta entrada en el blog para hacer estos días más llevaderos… e intentar no pensar en que no tengo más vacaciones hasta Agosto 😦 Por favor, que alguien me diga que está igual que yo!

Bueno, como os iba diciendo, hoy os hablaré de mi viaje a Menorca en Semana Santa, una época no muy usual para visitar la isla.

He podido disfrutar de estas minivacaciones con mi futuro marido (cómo me gusta decirlo 😛 ), Sergi, pasando 4 días recorriendo la isla, de viernes santo a lunes de pascua, que es festivo en Cataluña.

El viaje nos ha salido por algo menos de 400€ por persona con todo incluido, contando que hemos volado con Vueling, que hemos alquilado un coche para toda la estancia en Europcar, que hemos dormido en un apartamento con capacidad para 4 personas en la zona de Addaia, reservado a través de Niumba, la plataforma de alquiler de apartamentos de TripAdvisor, y que para las comidas, hemos intercalado restaurantes, con cocina casera en el apartamento.

El tiempo ha sido mejor de lo que esperábamos, ya que pronosticaban lluvias, pero finalmente nos ha hecho casi todos los días sol, eso si, con fuertes vientos y temperatura entre 14-17 grados. Así que de bañitos nada.

El primer día, viernes, llegamos sobre las 12h así que nos fuimos directamente al apartamento, nos instalamos y nos fuimos a comer cerca, a un italiano muy  normalito. Por la tarde nos fuimos a Cala Pudenta, una calita preciosa situada al norte de la isla, a la que llegas después de una travesía a pie de unos 30 minutos partiendo de las playa de Son Saura.

 

img_20180330_200828_043.jpg

Al día siguiente, nos fuimos a visitar el faro de Favàritx, situado en el extremo noreste de la isla, fue el primero en ser construido de hormigón y mide unos 28m de altura.

IMG_20180331_143243_850.jpgLa zona agreste junto a la estética propia del faro, lo han convertido en uno de los más visitados de Menorca.

Es un rincón precioso con unas vistas de infarto. A nosotros nos tocó visitarlo con rachas de viento de hasta 65km/h lo que hizo la visita muy divertida.

Por la tarde nos fuimos a visitar la capital, nos recorrimos las calles de Maó, paseando por su puerto y contemplando los espectaculares yates amarrados allí. Y acabamos el día visitando una de las urbanizaciones que más me gustó, por su localización, su calma y por las sensaciones que desprende,  la Cala de Sant Esteve, y su torre, la Torre d’en Penjat, desde donde pudimos disfrutar de unas vistas panorámicas de la zona este de la isla.

Cenamos en un restaurante familiar situado en Sol de Este, dónde destaca su pizza de sobrasada, sus ensaladas y sus hamburguesas.

El tercer día, decidimos desplazarnos a la zona del oeste de la isla, de camino visitamos el santuario del Toro, el punto más alto de Menorca (358m). La Cala Pilar, una cala de tonos rojizos a la que sólo se consigue llegar después de un caminito de piedra de unos 2km, para mi, aunque muy bonita, no es una de las mejores de la isla, pero si buscas una cala amplia con arena para tumbarte, entonces si que es la tuya. Por otro lado, otra de las calas que visitamos, Cala Morell, es totalmente distinta, es más accesible, con lo que puede conllevar que en verano haya mucha más gente,  pero tiene un acceso precioso con vistas a unas aguas turquesas espectaculares.

 

Finalmente llegamos a Ciutadella, la ciudad más poblada de la isla, allí comimos en un bar de tapas muy recomendable, el Hogar del Pollo, en el que probamos unas zamburiñas que estaban para chuparse los dedos.

Acabamos el día contemplando la puesta de sol en Punta Nati, dificil describir con palabras… Mejor os dejo una foto y juzgáis vosotros mismos:

Punta Nati

Y muy rápidamente llegó nuestro cuarto y último día, que lo aprovechamos para relajarnos y descansar un poco en el apartamento, y recoger las cosas.

Visitamos Fornells, un pequeño pueblo de pescadores del norte de Menorca. Si eres amante del pescado y el marisco no puedes irte sin probar su caldereta de langosta, pero ves preparado porque cuesta unos 70€ por persona.

Antes de despedirnos de Menorca quisimos hacer una paradita para tomar algo en las famosas cuevas d’en Xoroi, un lugar de ocio diurno y nocturno ubicado sobre un acantilado de la costa sur, una gruta mitológica con pequeños rincones muy interesantes y un mirador con espectaculares vistas al mar.

Cenamos en Binibeca, en el restaurante D.P. especialistas en arroces y con vistas al mar, con una carta sencilla y un menú de 23€, en el que el plato estrella para nosotros fue el calamar con risotto, ¡buenísimo!

Fue una manera preciosa de decir un “hasta luego” a esta preciosa isla, y es que me queda pendiente volver y probar sus aguas cristalinas.

Os dejo un vídeo resumen del viaje para que podáis apreciar mucho mejor todo lo que os he contado.

Y vosotros qué me decís, ¿Habéis estado en Menorca? ¿Os ha gustado tanto cómo a mi? ¿Pensáis visitarla pronto?

Nos vamos viendo por aquí ♥

-ssharankyna-


Si te ha gustado, no olvides ir al menú desplegable inferior y suscribirte al blog para no perderte nada. También puedes darme un like o comentar 😉

 

 

 

 

Un comentario en “Menorca en Semana Santa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s